Robert Evans, ascenso y caída de un caradura

Tras finalizar el visionado de la cinta, quien diga que Robert Evans merece un biopic, una película sobre su obra y gracia, se equivoca. Completamente. La tiene delante de sus narices. “El chico que conquistó Hollywood” es la película de  Robert Evans. Una película disfrazada de documental donde se recogen los momentos más importantes de la vida del mítico productor de Nueva York.

Evans es uno de los productores más míticos de Hollywood, esos que engalanan y aumentan el amor por la mitología del cine americano. Fue productor de algunas de las películas que definieron el nuevo cine de los setenta como El Padrino, Chinatown, La Semilla del Diablo o Love Story. Su vida encaja perfectamente en el sueño americano, del anonimato más absoluto al estrellato, su correspondiente descenso a los infiernos y el resurgimiento final cual ave fénix con moraleja final.

Brett Morgen y Nanette Burstein dirigen con sobriedad la autobiografía de Evans a la pantalla, “El chico que conquistó Hollywood” utiliza recursos narrativos del documental convencional para disfrazar de forma efectista la película con la utilización de fotografías, documentos sonoros, extractos de películas y entrevistas a personajes clave en el recorrido de Robert Evans. Pero es el propio protagonista de la obra quien dota de alma al producto, el propio Bob Evans, con su verborrea incesante y una ilimitada memoria para las anécdotas otorgan a “El chico que conquistó Hollywood” de un carisma especial, el carisma desbordante de Evans. Un filme como éste no sería posible sin la activa colaboración del protagonista, perdería calidez, desparpajo y, naturalmente, la mayor parte de su interés. Morgen y Burnstein no han necesitado rodar ni una sola toma con actores para dotar de verosimilitud a la película, la simple repetición de recursos visuales y sonoros en el momento adecuado dotan de realidad al relato, como ejemplo sirve el ingenioso recorrido en el interior de la casa de Evans, válido tanto para mostrar la opulencia de su vida como para reflejar la soledad más absoluta en otra parte de su vida.

“El chico que conquistó Hollywood” manifiesta una forma de ver la vida a través de la carrera de Robert Evans. Un personaje marcado por la polémica; astuto, sinvergüenza  y triunfador. Es la película idónea para todos los que busquen un retrato fiel de los entresijos de la industria del cine más poderosa del mundo contados por uno de sus actores principales de forma entretenida, tragicómica y natural. Una voz de off de lujo para un paquete bien hilvanado, perfectamente estructurado y dotado de toda la sinceridad posible en un mundo de mentiras y manipulaciones.

Anuncios

Acerca de cronicaszombi

De Gandía, valenciano. Intentando esto de ser periodista en la Universidad.
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s