Gamer y la sed de sangre televisada

Sentimientos contradictorios con la cinta de Brian Taylor y Mark Neveldine, autores de las testosterónicas Crank. Por una parte se intuye un acercamiento nada disimulado a las hordas de fanáticos, fans y seguidores a secas del gaming del Siglo XXI. Eso es, de los shooters -a mi me gusta llamarlos como hace años: Shoot’em up subjetivos- nacidos para el mass-media con la actual generación de consolas, que a su vez nacieron de la plataforma que a modo de “big bang” sirvió de modelo para estos juegos, el PC.

Gamer es una película directa, con una concentración de hormonas fuera de lo normal y consciente de lo que propone. Esto es: acción, músculos, un toque sangriento y en el fondo algún que otro mensaje social con planos rápidos, mareantes y en algunos casos innovadores y excelentes.

El ex espartano Gerard Butler se convierte en nuestro Solid Snake o nuestro Mario particular -si, Mario también puede morir- aunque quizá casan más con él los cuerpos HD de Chris Redfield en Resident Evil 5 o Marcus Fenix. La diferencia es que en este caso el avatar es real y puede morir.

La película va saltando de los tiroteos más o menos tópicos con un mensaje dirigido a esta sociedad. Una sociedad ya casi 3.0. donde vivimos por y para lo virtual, el sedentarismo como máxima mundialmente aceptado. Nos comunicamos online, nos divertimos online, follamos online. El próximo paso es el que nos muestra la película.  Controlar personas reales en centros sociales pseudo-Home -pero de un modo mucho más lascivo- y lo que es peor, en un campo de batalla a lo Modern Warfare. Quizá sólo sea una utopía, pero queda pues, advertida y radiografiada la sociedad actual de consumo rápido -ya sean hambuerguesas o bits-.

Gamer Film

En Gamer, los piratas informáticos están al otro lado de la ley, piden más control sobre los oscuros proyectos de Michael Carlisle Hall –Dexter-. Estos se muestran mugrientos, viven en sótanos y juegan a máquinas arcade de los 70 y los 80, son la nueva sociedad ausente de ese Siglo XXI tratado en el film. Tienen a Galaga y a Defender como máximas. como muestras de ocio interactivo no perjudicial para uno mismo -ni para los demás- mientras que los “malos”, los que caminan plácidamente a plena luz del día y con el apoyo de la sociedad muestran trajes impolutos, son ricos y solamente las nuevas tecnologías y avances atraen su atención.

Esta última es un acercamiento de lo que pasa actualmente con los jugadores de este ocio. La mayoría abvia totalmente, no ya los clásicos sobre los que la industria se basa y se sustenta, sino también juegos de quizá uno o dos lustros, algo totalmente descorazonador. Sólo importan, las nuevas tarjetas gráficas, las resoluciones altas y un ping mínimo. En eso nos hemos convertido, probablemente en la única industria que, generalmente, olvida sus orígenes y sus joyas antiguas, a diferencia, como he dicho, de todas las otras industrias -cine, música, literatura…-.

Para todo lo demás: acción palomitera, de esa que nuca debimos alejarnos a principios del Siglo XXI -perdona Arnold, perdona Sylvestre- y que para un servidor sigue siendo necesaria en el mundo del cine.

Anuncios

Acerca de cronicaszombi

De Gandía, valenciano. Intentando esto de ser periodista en la Universidad.
Esta entrada fue publicada en Cine, Sci-fi y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gamer y la sed de sangre televisada

  1. Pingback: Gamer-y-la-sed-de-sangre-televisada : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s