1/1000: “Soy Leyenda” de Richard Matheson

Y de pronto todo fue vacío, soledad, aburrimiento, monotonía, y al atardecer… supervivencia. Realmente, desde el preciso instante en que todo el mundo dejó de charlar, de divertirse, de sentir, en definitiva, de vivir; dejó de tener sentido, ellos son anormales, rostros pálidos, de comportamiento obsceno y extraño, duermen de día, cazan de noche, son monstruos, unos monstruos terribles y desconocidos, son una plaga. Mientras Robert Neville vive en una madriguera, angustiado, con miedo, con horror en un búnker ya no físico sino mental, aislado de toda relación humana, de todo componente humano, puede que incluso sea menos humano que los seres que le incordian cada atardecer, durante toda la noche, no recuerda como suena su propia voz, los gemidos exteriores le hacen vacilar, quizá será mejor unirse a ellos, de ese modo Robert podrá tener una vida, o algo que pudiera parecer a una vida.

                                               Una de las cubiertas de la novela

El autor de la novela, Richard Matheson es uno de los autores de ciencia ficción más importantes a nivel mundial, con una prosa que supera a muchos de sus coetáneos, supo introducir y plasmar la fobia que sentía allá por la Guerra Fría toda sociedad norteamericana y por extensión todo occidente ante una posible tercera guerra mundial. Robert Neville es el último superviviente de la tierra ante un holocausto producido por una plaga que acaba transformando a las personas expuestas en una especie de vampiros, formando a su vez una extraña sociedad que detesta el propio Neville. La carga de profundidad de Matheson es fácil de resumir en una sola pregunta: ¿Qué es un monstruo? A lo largo de las escasas pero suficientes 180 páginas de la novela, se desliza progresivamente la convicción de que conceptos como normalidad/anormalidad o valores morales como bien/mal no son más que normas sociales, conveniencias adoptadas para una sociedad humana con todas las virtudes y carencias de los seres humano. La sociedad vampírica impone sus propias pautas y es capaz de vivir en armonía con ellas, es por ello que se adaptan al nuevo orden mundial, “su” nuevo orden mundial, cosa que Neville niega durante el transcurso de la novela, ellos son monstruos, y él debe acabar con ellos, él debe aguantar. Por el contrario durante el paso de las semanas, meses e incluso años, se llega a replantear sus propios valores.

“El silencio cubrió sus cabezas, como una manta pesada. Todos volvieron hacia Neville unos rostros pálidos. Neville los observó serenamente y de pronto comprendió. Yo soy el anormal ahora. La normalidad es un concepto mayoritario. Norma de muchos, no de un solo hombre. Y comprendió también. La expresión de aquellos rostros: angustia, miedo, horror. Tenían miedo, si. Era para ellos un monstruo terrible y desconocido, una malignidad espantosa. Un espectro invisible que había dejado como prueba de su existencia los cadáveres desangrados de sus seres queridos. Y Neville los comprendió, dejó de odiarlos (…).”

Neville era para ellos un terror oscuro que debían destruir. Se cierra el círculo, un nuevo terror nacido de la muerte, una nueva superstición que invade la fortaleza del tiempo. SOY LEYENDA.

 

 

Anuncios

Acerca de cronicaszombi

De Gandía, valenciano. Intentando esto de ser periodista en la Universidad.
Esta entrada fue publicada en Mil libros increibles y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s